¿Qué leemos?

Hay mensajes que siempre nos hacen sonreír de la misma manera; mensajes de amor, de agradecimiento o de compartir. Y esos últimos son los que más nos llenan el corazón: cuando nos comparten historias, libros o sueños. A nosotros también nos dan ganas de compartirles nuestras historias, libros y sueños.

Por eso, decidimos escribir ésta nota, mostrándoles qué nos gusta leer.



Los libros son, para nosotros, como el aire que respiramos: indispensables. Son sabios compañeros que nos guían cuando andamos medio perdidos, son amantes que en noches de tristeza nos apachuchan, amigos que nos hacen reír y llorar, son maestros que nos enseñan a ver con otros ojos y que dan claridad donde parece no haberla.

Desde los inicios de nuestro amor hasta hoy, nuestra biblioteca creció mucho y, por suerte, sigue creciendo cada día. Cuando en la Caracola había un solo estante, ese estaba lleno de libros. Hoy se nos caen en la cabeza cuando abrimos alguna puerta distraídamente.



Entrar en librerías es como ir a un parque de diversiones y, a veces, nos queremos llevar todo. Las bibliotecas son nuestro refugio en la ciudades y en los días grises.

Somos auténticos ladrones de libros, pero con consentimiento de quienes son robados. Recientemente asaltamos la casa de nuestros hermanos, abuelas y madres para llevarnos esos viejitos ejemplares que juntan polvo en estanterías que ya no se leen.

Somos receptores de todos esos libros que ya nadie quiere y que nosotros volvemos a hacer circular. Porque además de tener muchos libros para nosotros, tenemos muchos más para compartir. Cuando estamos un tiempito en un lugar, dejamos libros a los nuevos amigos que conocemos para mostrarles lo que para nosotros es importante.

Sentimos que los libros nos dicen lo que queremos escuchar y lo que no. Nos hace encontrarnos con otras personas. Personas que alguna vez sintieron igual que nosotros, personas con las que tenemos conversaciones aunque no hablemos en voz alta. Conocemos lo más profundo de seres que, tal vez, ni siquiera están en la tierra ya. Al menos no en éste plano.

La lista es interminable, por eso hicimos una selección de lo que últimamente ronda nuestras cabezas. Esos libros que, de tanto en tanto, agarramos para re-leer, para re-pensar y re-sentir.



Tenemos libros guías, esos que siempre están a la mano para mirar en casos de necesidad.


  • La guía para la identificación de las aves de Argentina y Uruguay de Tito Narosky y Dario Yzurieta

Este libro lo conocimos en Mar del Sud, en la casa de Edu, un amigo pintor y gran maestro. Lo tenía en su mesita del living, junto a un monocular, justo delante de los grandes ventanales que dan al mar y cada vez que pasaba un ave nos decía: ese es un cormorán, ese es un biguá, ese es un petrel, un gaviotín, una gaviota, una calandria, un carpintero, un tero real. Al principio era como aprender chino, no entendíamos nada, pero en el uso se vuelve re práctica y simple. Tenemos la edición que tiene solo ilustraciones porque las demás nos parecieron un poco cargadas de información. Quisimos robarla pero no tuvimos éxito, por lo que adquirimos la nuestra propia en una librería de Ushuaia (por cierto, fue el libro que más nos costó conseguir).


  • Hierbas y Plantas curativas, plantas shamánicas de Jorge Fernández Chiti

Un libro que pasa de brujita en brujita. Nos lo recomendó Angie, una amiga ilustradora de Miramar, que tenía en su casa una colección de libros que hablaban sobre la sabiduría de las plantas y la naturaleza. Ese nos gustó tanto que decidimos conseguirlo por internet, porque en ese momento estábamos en cuarentena. No es tan útil para reconocer las plantas, ya que las ilustraciones son en blanco y negro, pero sí es una guía muy increíble sobre las propiedades medicinales de muchas plantitas y su forma de consumo para cada dolencia. Además, atrás tiene un glosario con enfermedades comunes y las respectivas plantitas para sanarlas.



  • Del cuerpo a las raíces y Manual Introductorio a la Ginecología Natural de Pabla Pérez San Martín

Dos libros que son complementarios, a mi forma de ver. El de Ginecología Natural es una re-edición del primero, pero en esa re-edición se perdieron las fichas técnicas y algunos saberes compartidos en el primer libro de la autora. Los conocimos en la librería Oliverio, en Miramar, un día que andábamos vagando en busca de saberes. Conocimos a Fran, un gran amigo escritor, brujito que nos recomendó empezar a leerla a ella para adentrarnos en ese mundo de cuerpos que necesitan naturaleza. El segundo es más completo en relación a la información sobre las enfermedades más comunes de las mujeres, los controles que nos podemos hacer a nosotras mismas y la alimentación dependiendo del momento del ciclo en el que nos encontramos.


  • Plantas de la Patagonia para la Salud de Sara Itkin

Éste libro nos lo regaló Lau, la mujer más increíble que conocimos en Bolsón, una maestra en el arte de la cocina y de la naturaleza. El libro es simple y corto, fácil de leer y sobre todo, de entender. La autora, que es médica en el sur, cuenta sus experiencias con remedios naturales y cómo ayudó a sus pacientes y, sobre todo, a su hijo, a mejorar su vida con plantitas que crecen por todos lados.


Además ahora andamos en la búsqueda de libros que nos enseñen sobre animales, árboles, hongos y plantas comestibles. Si tienen alguna recomendación o sugerencia será bien recibida, también si quieren regalarnos alguno jeje no nos importaría.



Tenemos libros creativos, que nos ayudan a jugar y a romper con nuestras limitaciones de adultos, que nos ayudan a ser niñes otra vez.


  • La sociedad errante de Keri Smith

Un libro que nos llegó en cuarentena. Y digo nos llegó, porque fue tal cual así. Entramos en una librería grande, la primera que conocimos en Miramar, en busca de algo creativo. Nos moríamos de embole y necesitábamos que alguien nos dijera cómo volver a caminar. Y en una vidriera atrás de un mostrador, atrás de muchos otros libros, se escondía chiquito ese. Le pedimos al vendedor que nos lo mostrara y primero nos dio muchos otros de la misma autora que, según él, eran mejores y más conocidos. Pero queríamos el gris, el que se asomaba tímido. Y cuando lo abrimos en la primera página, entendimos que lo necesitábamos. Un libro para aprender a vagar por el mundo sin culpas. Un libro para volver al centro y salir al mundo como exploradores.


  • El libro de los pequeños grandes artistas de Mariana Sanz

Éste libro colorido nos llegó en Ushuaia, donde nos hacía falta más color. Entramos a una pequeña librería de barrio, donde solo aceptaban dos personas por vez, pero al ver nuestras ansias de verlo todo nos dejaron deambular durante mucho tiempo entre sus estanterías, incluso cuando habían otras personas. Al final, en la sección de niños, me encontré con ese libro y sin pensarlo mucho, se lo regalé a Leo. La dueña de la librería nos contó que le encantaba y había pedido uno para ella y otro para vender. Tuvimos suerte de ser los primeros en encontrarlo. Es una guía para dibujar.


  • El manual del mesías de Richard Bach

Éste no lo tenemos, pero durante la cuarentena lo tomamos prestado de la biblioteca y pasó mucho tiempo con nosotros. Es un libro-oráculo. Nos ayudaba en momentos de decisiones que no podíamos tomar, en momentos de dudas y cuando queríamos palabras de aliento. Simplemente preguntábamos algo y abríamos en cualquier página, lo que decía en ella era la respuesta. Lo bueno de los libros-oráculos, es que podemos convertir cualquier libro en un libro-oráculo.



  • Alcauciles de Fran Fournier

Es nuestro propio libro-oráculo. Un libro de poemas escritos por Fran, nuestro amigo miramarense. Lo llevamos a todos lados y jugamos con todas las personas que conocemos. Hay un poema para cada uno de nosotros. Además somos sus revendedores oficiales y amamos tener un objeto tan lindo para compartir.


  • Cartas a Theo de Vincent Van Gogh

Otro libro que llegó de la mano de Edu y también intentamos robar pero sin éxito. Tal vez algún día nos lo herede, como buen padre postizo que es. Pero mientras tanto, conseguimos nuestro ejemplar en una pequeña librería adentro de un conteiner en Villa Ventana. Es uno de esos libros que abrimos cuando necesitamos inspiración. A veces sentimos que es un amigo que pasó por situaciones parecidas a las que a nosotros nos toca vivir como artistas. Hermoso y con mucha enseñanza.



Tenemos libros que guían nuestra esencia, nuestros pasos y nuestros pensamientos.


  • Viaje a Ixtlan de Carlos Castaneda

Es curioso cómo llegan los libros. Hace muchos años yo andaba buscando Las enseñanzas de Don Juan y en una librería de usados me encontré con éste ejemplar. Es el tercero de una colección de muchísimos libros escritos por éste ser tan increíble. En sus primeras páginas dice que él mismo desestima sus primeros dos libros, que lo que realmente importaba de las enseñanzas de Don Juan estaba escrito a partir de ese tercer libro. Curiosamente ese libro desapareció en alguna mudanza y, cuando conocí a Leo y a Tomi, dos personas que me hablaban mucho de Castaneda, apareció mágicamente cuando abrí una puerta de un mueble en la casa de mi mamá. Desde ese día hasta ahora, lo hemos leído al menos tres veces cada uno. Es como un mantra que repetimos cuando estamos dudando de nuestras decisiones.


  • Relatos de poder de Carlos Castaneda

Es el cuarto libro de Castaneda, el último que leímos nosotros (por ahora) y tiene unos mensajes muy claros con respecto a cómo somos y cómo podemos ser. Es una guía para vivir la vida de una manera impecable, dando siempre lo mejor de uno y siendo siempre lo mejor para todo lo que nos rodea. Un gran maestro.


  • El principito de Antoine De Saint-Exupéry

Un clásico que creo que ya no falta en la biblioteca de nadie. Es un libro para releer una y otra vez en distintas etapas de nuestras vidas, porque siempre tiene algo que recordarnos. Es una guía espiritual para volver a ser niños. La versión que viaja con nosotros actualmente es la que nos regalaron Romi, Pablo y las niñas en Gesell, antes de irnos de viaje.


  • Juan Salvador Gaviota de Richard Bach

Éste llegó con Leo, de su vida pasada. Un libro que muestra un ave que quiere volar, no sólo sobrevivir, sino volar. Es un libro súper inspirador que nos motivó a ser quienes somos realmente, que nos dió ese empujoncito que nos faltaba para decir: yo puedo ser auténtico si quiero.


  • Amy, el niño de las estrellas de Enrique Barrios

Como El Principito, es un libro que estuvo en muchas bibliotecas, pero de nuestros papás. Escrito hace muchos años, tiene un mensaje que es totalmente actual y súper claro: el mundo necesita más amor. Porque la respuesta a todo es el amor. Un libro que hay que leer de vez en cuando para saber si andamos caminando en el camino correcto. Nos lo recomendó Fran también y lo conseguimos en Villa Ventana, en una tienda que vendía objetos usados y algunos pocos libros, entre ellos, nuestra versión de Ami.


  • La novena revelación de James Redfield

De éste libro conseguimos una edición usada de tapa dura en una librería en Gesell. Lo buscamos por todos lados pero no nos convencían las versiones actualizadas y fuimos a dar con esa que nos enamoró. Es un libro que Leo recomienda desde que lo conozco y realmente vale la alegría. Es una novela llevadera, que habla de una búsqueda espiritual con base en la naturaleza. Nos encanta abrirla en cualquier parte y refrescar ideas. La primera vez que lo leí sentí que alguien había escrito todo lo que sentía y pensaba. También tenemos la Décima revelación, conseguimos una edición similar a la novena en una feria de libros usados en Bolsón, pero ese todavía lo estamos leyendo.



Tenemos libros que nos ayudan a pasar el rato, que nos divierten y nos sorprenden.


  • Ama tu caos, el mundo azul de Albert Espinosa

Éste libro es magia. Te hace llorar, reír, reflexionar, replantearte toda tu vida. A mí me llegó en un momento de crisis, después de mi primer viaje largo, y me ayudó a entender todo lo que me estaba pasando. Es un libro que le compartí a Leo con lecturas en voz alta, que lo tenía en digital hasta que en el evento de despedida que hicimos en la Plata, Lucía una amiga de la infancia de Leo, nos lo trajo de regalo. Hoy es el libro que más prestamos.


  • Momo de Michael Ende

Momo fue nuestra amiga de cuarentena, la encontramos en la misma librería a la íbamos una vez por mes en busca de nuevas aventuras. Nos llevó en un viaje por el tiempo, para entenderlo y valorarlo. Nos enseñó que el camino del mundo veloz no es el camino por el que queremos transitar, que lo analógico siempre vale un poco más. Momo es una analogía del presente muy impresionante.


  • El código Da Vinci de Dan Brown

Un libro que nos llevó por un viaje divertido. Es una novela de acción que no podíamos dejar de leer y que trae unos temas super interesante al presente: el rol de la iglesia en el ocultamiento de la divinidad femenina y lo que tomó de las culturas paganas para institucionalizar sus creencias. Es un viaje cósmico por la astrología, la inquisición y el Paris del siglo XX.



  • Vivir, amar y aprender de Leo Buscaglia

Éste libro lo sacamos de la biblioteca el año pasado y nos pareció muy amoroso. Fue como encontrarse con una caricia al alma y decidimos comprarlo para tenerlo siempre a mano. Son conferencias del autor, un maestro que discute la educación formal y plantea que lo que le hace falta al mundo es más amor. Abrirlo en cualquier página y leer un fragmento es suficiente para tener un día mejor.


  • Ilusiones de Richard Bach

Éste libro cortito y llevadero habla de cómo creamos nuestra realidad. El autor se encuentra con un mesías que lo lleva de viaje por el mundo terrenal mostrándole que no todo es como él cree que es. Es un libro que es re interesante para entender que cada uno de nosotros tenemos el poder de crear nuestra propia realidad. No hay una única forma de vivir, hay tantas como seres habitan el mundo. Nuestro ejemplar apareció en una feria de libros usados, aunque no podemos recordar dónde.


  • Siddharta de Herman Hesse

Para nosotros éste libro es especial, sobre todo el que tenemos, porque apareció dentro de la Caracola. Fue uno de los tesoros que nos quedaron de la vida pasada de nuestra casita rodante. A los dos nos lo habían recomendado diferentes personas en distintos momentos de nuestras vidas pero creemos que llegó cuando tenía que llegar. Es un viaje espiritual, a través de la amistad, el amor, la familia y la naturaleza.



147 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

¿Jugamos?