¿Jugamos?

Cuando andamos perdidos o con dudas o, simplemente, cuando queremos que el mundo nos dé una respuesta, abrimos al azar alguno de todos nuestros libros y leemos las primeras palabras que llaman nuestra atención. Lo curioso es que la respuesta siempre es la que andábamos necesitando.

Convertimos cualquier montón de hojas en oráculos, porque hasta aquel libro que habla sobre plantas o sobre aves puede darnos la solución a un problema, una idea disparadora o unas buenas palabras.

Yo lo hago con mis propias libretas: leo a la Jime del pasado para ver qué tiene para decirme hoy.

Un oráculo es una respuesta que viene del universo, de nuestro yo superior, de la deidad que sientas; los objetos que bajan esa información y las personas que interpretan esos mensajes son solo canales para mostrarnos ese mensaje o idea que ya teníamos en nuestras mentas/cuerpos/almas.

Como la Jime del pasado tenía mucho para decirme, entre otras cosas que empiece a compartir más arte, se me ocurrió armar un pequeño oráculo para los momentos en que las dudas me asaltan y escuchándome, también me pareció divertido poder compartirlo en el blog.

Como son mensajes de mí para mí, la idea no es ofenderte ni hacerte sentir incómodo, si el mensaje no te resuena, tal vez no era para vos. Aunque si llegó, por algo será.

Jugar es muy simple, vos elegís la forma:

a. Podés elegir un número del 1 al 33 y contar las imágenes hasta llegar al número elegido. Ese es tu mensaje de hoy.

b. Podés pasar las imágenes sin ver, hasta que lo sientas.

c. Podés pasar hasta que una de las imágenes te guste.

O podés pensar tu propia forma y compartirla con nosotros.

¡Gracias por jugar!



159 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo